Relajación

Cierto grado de estrés es necesario para la salud porque aporta vitalidad, entusiasmo y rendimiento, pero en exceso genera aspectos negativos como irritabilidad, falta de concentración, fatiga, pesimismo y ansiedad.

El estrés y otras patologías tienen la tensión como factor desencadenante.

Cuando estamos tensos se impide el flujo de la energía del cuerpo, la mente se bloquea, nos sentimos oprimidos, el ritmo cardiaco se acelera y nos cuesta respirar.

Relajación

A través de la relajación, bajamos nuestra actividad, el corazón bombea con menos intensidad y la frecuencia de respiración se vuelve más lenta, disminuyendo así el consumo de energía.

Beneficios:

Para iniciar un ejercicio de relajación hay que ir soltando el cuerpo sin esfuerzo, dejando de crear tensión muscular y acompañándolo, al principio, de una respiración profunda. Conduciremos la mente a la concentración con la ayuda de la respiración, observando su ritmo e intensidad, percibiendo cómo entra el aire hacia los pulmones y después como se dirige hacia el exterior. Poco a poco, al fluir de un modo natural junto a ella, se irán disolviendo las tensiones y nos conducirá a un estado de bienestar.

© 2012 Saludjingshen.com · Mª Isabel García Monreal